jueves, 19 de marzo de 2015


LO QUE EL OJO NO VE

Quiero ser una 
y siempre me paren dos,
o tres, si es día de lluvia.
Y lo que una ordena la otra esparce,
y lo que una apuesta la otra pierde,
y lo que una vuela la otra anida,
y lo que mis palabras callan mis silencios cantan.
Quiero ser una, 
establecer en riguroso orden alfabético
lo importante de lo banal,
llenar de provisiones mi alacena de números rojos,
caminar en horizonte, abandonar los círculos,
subir peldaños, doblar esquinas.
Quiero ser una 
y siempre me paren dos,
pero a estas alturas de la partida
me acepto torpe y despreocupado rey;
no quiero tablas que me salven.



No hay comentarios:

Publicar un comentario