domingo, 9 de abril de 2017

MENÚ DIARIO 

En la quietud del gato
asomado a la ventana
veo florecer los almendros,
retorcerse despacio,
helarse, volver a florecer.

"Es el tiempo que pasa"
me dice con sus ojos verdes.
Se relame. Yo me encojo.

Por ahí un libro abierto,
una puerta chirriando,
un quejido de violín,
el recuerdo de un autobús perdido.

La esperanza y el miedo,
la alegría y un llanto mudo,
lo previsible y una moneda al aire.

Todo servido en el mismo plato,
todo a punto de ser engullido
por esta boca impaciente 
que aún no aprendió 
a dejar espacio para el postre.


No hay comentarios:

Publicar un comentario