viernes, 25 de diciembre de 2015

EL POETA OPORTUNO

Viajaba en poemas ajenos
junto a Guillermo de Aquitania,
Caperucita feroz, Platón y su caverna
y un dinosaurio en la cama de un niño,
que podría ser yo,
que podrías ser tú.
Viajaba en sosegada calma
ausente de mí por un instante,
y entonces el rayo.
"Turno para los poemas de amor"
anunció el poeta,
y ya a punto de volverme sombra
entre las sombras del teatro,
Luis Alberto sacó de su chistera
la luz de esos versos que dicen:
"Vive la vida con su alegría
incomprensible, con sus decepciones (casi siempre excesivas)
(...) sin mirar atrás.
Vive la vida".
Y así, el poeta oportuno
cerró el abismo, al menos,
durante esa poética tarde
de un miércoles cualquiera
en el que renovada y optimista,
volví a creer en la poesía.

viernes, 18 de diciembre de 2015


“Y aprende dignidad en tu derrota, 
agradeciendo a quien te quiso 
el regalo fugaz de su hermosura”. 
(Felipe Benítez Reyes)

CUANDO EL CUENTO SE HA ACABADO

Cada uno se va como puede.
Los hay que plantan almendros
para verse florecer,
gritan un nombre en plena Gran Vía,
ponen los relojes en hora,
escriben versos desesperados
o se beben sus lágrimas
en la barra de cualquier bar.
Hay quienes compran un billete para otra galaxia
y nunca más se sabe de ellos,
quienes se van difuminando lentamente
en el paisaje de lo cotidiano.
Hay quienes no saben cómo irse
y van dejando retazos de su olvido
en la monotonía de un lunes cualquiera
mientras se les quema la comida,
o te ves reflejado en sus pupilas
tan lejano y acabado como una especie extinguida.
Los hay que buscan el empujón de un tercero,
quienes se mueren de golpe,
quienes se van cargados de culpa,
quien se siente renovado.
Cada uno se va como puede…
Lo importante es que se va.
Y luego están los otros, los que se quedan.
Los que hacen de la noche día,
abren sus ojos en mitad de un desierto,
se buscan en los espejos,
queman teléfonos
buscando una palabra amiga que los salve.
Los que sabían pero no querían saber,
los que se cargan de rencores
emborronando lo hermoso de sentir,
que una vez fueron.
Los que besan mil bocas en busca del olvido
o encierran su deseo dentro de una caja fuerte.
Ahí están los unos y los otros;
ambos víctimas, ambos culpables
de un amor, derrotado entre sus brazos. 

martes, 15 de diciembre de 2015

PARA QUÉ LA POESÍA

Viene cada mañana una muchacha de pelo lacio, mirada ausente y tez tan blanca como estas paredes.
Lleva un abrigo marrón de pana, un gorro morado y un bolso de tela adornado con una flor amarilla cruzado sobre su cuerpo, que a simple vista, parece frágil.

Camina lenta, casi arrastrando los pies, como el que sabe el camino de memoria pero se resigna a andarlo.
Apenas saluda con un imperceptible “Buenos días”, agacha la mirada y abre la puerta de la habitación 310.

Día tras día, desde hace dos meses, esa joven se sienta junto a una mujer que ronda los cincuenta. Le besa la cara, le dice lo guapa que está esa mañana, levanta las persianas y bromea sobre el tiempo. Sobre la posibilidad de ir juntas a Lanzarote, donde seguro no llueve, o visitar otra vez Roma, porque una nunca se cansa de volver a Roma.

Después saca un libro de poemas que yo no reconozco, porque nunca entendí o tuve sensibilidad para la poesía.
Hasta ahora, hasta estos días en los que esa joven que abandona la tristeza en el pasillo antes de entrar, lee poemas a esa mujer ausente que anda perdida en no sabemos dónde, ni hasta cuándo, ni por qué, en una especie de macabra muerte anticipada.

Y que yo escucho mientras hago que recojo, mientras hago que barro, mientras hago que limpio lo limpiado y siento que revivo, o vivo lo no vivido, en esta aséptica habitación 310.


jueves, 10 de diciembre de 2015

AGNÓSTICA

Ya quisiera yo creer en él.
Colmarme de pecados y desdichas 
y sonreír alegre en la homilía
sabiendo que se limpian mis deslices
y que una vida mejor, allá me espera.


Ya quisiera yo burlarme de la muerte
que acecha a cada instante
y sentir que es tránsito, viaje
hacia otra parte.

Ya quisiera yo encontrar el sentido
a este sinsentido.
Abandonar la poesía y su locura
y dormirme entre epístolas y credos.

Ya quisiera yo
no tener que lidiar a cada instante
con la tragedia de saber
que me quedan tres rondas de cervezas,
un puñado de naipes sin abrir,
otro usado y polvoriento
y un montón de sueños por cumplir.

domingo, 6 de diciembre de 2015

SELECCIÓN PARA SOBREVIVIR

Quisiera traer a la memoria
a aquel niño de ojos saltones
que me tiraba del pelo 
cuando la maestra se daba la vuelta,
pero no sé por qué
termino acordándome de aquel día,
quizá el único,
en el que me dio la mitad de su desayuno.

Quisiera acordarme de aquella mirada tan fría y lejana
que me plantó en la entrada de un cine,
pero inexplicablemente,
sólo recuerdo su risa.
Quisiera recordar al perro de aquel vecino
que ladraba sin cesar,
noche tras noche, martilleando mis sueños,
pero tan sólo aparece
meneando el rabo al entrar y encontrarme en la escalera.
Definitivamente mi memoria selectiva
termina siempre
apostando por un pasado mejor,
y yo, termino siempre
por dejarla hacer,
no siendo que se enfade
y llene de escombros este lugar
llamado presente.

domingo, 29 de noviembre de 2015

APUNTES PARA UN DOMINGO RARO

Ahora que se está a punto 
de encontrar a la bella Nefertiti
que los políticos demuestran 
una vez más su locura
y buscan soluciones en una única pregunta:
¿Bombardeamos o no?
Ahora que se llenan páginas y páginas 
para averiguar 
si Mas se queda o se va,
mientras en China, gays y lesbianas 
plantan cara a las "Terapias de aversión"
pintando de colores sus calles.
Ahora que los ERES y finiquitos desorbitados.
Ahora que más de lo mismo 
pero con distintos nombres o lugares.
Ahora que yo, en este día soleado,
retomo la vieja costumbre 
de leer el periódico los domingos,
de intentar dar un orden o lógica 
a ese mosaico de noticias dispares,
sin apenas rozar el entendimiento.
Ahora que cierro el periódico 
y me siento a escribir mi desconcierto
con la única certeza 
de que encima de nuestras cabezas
sigue incesante esa maravillosa danza cósmica,
y que aquí y ahora,
tanta información lejana me desborda 
cuando ni siquiera sé,
cuál será el menú del día.

viernes, 13 de noviembre de 2015

ORIGEN

Hay que regresar al campo, al menos, 
una vez cada tres nubarrones de ansiedad.
Sentarse bajo un alcornoque,
contemplar una puesta de sol,
detenerse en el lenguaje de las cigarras,
respirar la calma de una higuera,
jugar a entenderse con las ovejas.

Hay que regresar al campo,
tender al sol las prisas de este siglo XXI,
fabricado para hacer demasiadas cosas
sin detenerse en ninguna.
Cerrar con llave: móviles,
ordenadores, tráfico, ruido,
planes, agendas...

Hay que regresar al campo,
regresar para entender
que aún estamos vivos,
que aún hay tiempo
para saber quiénes somos

martes, 3 de noviembre de 2015

RUIDO SILENCIOSO

El amor tenía que irse
con bombos y platillos.
Armar un huracán,
encontrar en la cocina una orquesta sinfónica,
los cajones revueltos,
sirenas, truenos, el Séptimo de Caballería...
Pero no.

El amor se va de puntillas,
se mueve entre las copas
como un gato de Angora,
y una lo mira esperando oír
el estruendo de cristales,
cierra los ojos y al abrirlos,
ni gato ni copas rotas
y ahí entra el autoengaño. 

El amor se va a hurtadillas,
se va cayendo gota a gota,
como un grifo mal cerrado
que no percibimos.
Se queda en la cama haciéndose el remolón
sólo por la costumbre y la seguridad
de estar donde siempre.
Y cuando se cansa de mentiras,
estira las sábanas,
abre la puerta despacito
y desaparece. 

Y tú, yo, nosotros,
seguimos con el orden, las costumbres,
los besos, las miradas,
los planes… Todo,
sobre una gran Nada.


Hasta que un día cualquiera
su ausencia con retraso incluido
te sienta sobre ese gran vacío
y te preguntas:
¿Pero dónde estaba yo?

jueves, 9 de julio de 2015

VERANO

Todo es posible en verano:
quitarse los zapatos,
pasear por la vida comiendo helado
y saltar a la piscina desde un trampolín
a tres metros de altura de la cordura.
Todo es posible en verano
porque el sol quema, calienta
y refrescarse a besos
y desnudarse,
es más sencillo que en el frío invierno.
Subir a un avión, cerrar los ojos
y abrirlos en Singapur,
donde no entiendes ni te entienden
y suspiras aliviada
por desprenderte de las palabras
y volver al gesto,
tan universal y prehistórico como el dolor.
Pero luego está lo otro,
el despertar picoteada de mosquitos
que no sólo avivan el escozor,
sino también la conciencia
un martes cualquiera
a las tres de la madrugada.
Sacar la ropa del año pasado
envuelta en recuerdos
y descubrir que no,
que ya no.
Todo es posible en verano,
todo,
menos lo que siempre
fue imposible.

"Palabras para salvarse"
Ed. Huerga & Fierro

lunes, 22 de junio de 2015


Este sábado tendrá lugar la presentación de mi primer poemario "Palabras para salvarse". Ed. Huerga & Fierro.


Vergüenza Ajena
C/ Galileo, 56 (Madrid)
20:00 h

Contaremos con la intervención del editor, Antonio Huerga, el prologuista y poeta, Miguel Martínez López, el músico y poeta, Rafa Mora, que pondrá música y voz a uno de mis poemas y una servidora. 
Os esperamos!!






lunes, 1 de junio de 2015


Mis "Palabras para salvarse", toda la emoción que me cabe y yo, os esperamos en la Feria del Libro!!






miércoles, 1 de abril de 2015

LO ESENCIAL

Nos empeñamos en entenderlo todo
en etiquetar lo que nos rodea,
aquí un árbol, un vaso, un puente,
aquí costumbre, alegría, amor, sexo.
Todo bien marcado,
estableciendo límites difusos
para darle sentido al absurdo de la vida.
Pero no todo se entiende,
yo no entiendo el canto de los pájaros,
el sonido del río,
el lenguaje de tus abrazos,
no los entiendo, y sin embargo
me llenan de calma.
Hoy a ti, en algún lugar
te brotaron lágrimas,
y yo, a kilómetros de distancia
me empapé de llanto.
Debe ser eso que llaman
"efecto mariposa",
y que tampoco entiendo,
pero siento.
Quizá fuera mejor
entender menos
y sentir más.

domingo, 29 de marzo de 2015

A CIEGAS


Dará igual el tiempo que dediques
a dibujar con esmero el plano de tu vida.
Podrás trazar líneas rectas
caminando por la escala de tus sueños,
proyectar salidas de emergencia
para los "porsiacaso",
marcar con el rojo de todas tus pasiones
ese gran punto que dice
"Usted, está aquí",
anotar leyendas que aclaren
la complejidad de vivir.
Dará igual que guardes el mapa
bajo esa almohada preguntona e incómoda
que a veces se empeña en hacernos crecer,
que lo mires cada mañana
asegurándote que cada punto está en su sitio
y que usted, sigue ahí.
Dará igual, porque la vida,
siempre guarda otro plano,
sin líneas ni leyendas,
y sobre todo,
sin ese gran punto rojo que te dice
"Usted, está aquí".

domingo, 22 de marzo de 2015


ARBUSTO


Me hubiera gustado tanto 
ser árbol robusto,
una encina, un tejo, un hermoso roble.
Anclar mis raíces en algún bello paraje,
dar cobijo a los míos sin desfallecer,
fuerte y segura permanecer intacta 
ante las tormentas, sequías
o punzones grabando sus nombres  
junto a un corazón.
De veras te digo que hubiese dado 
uno de mis hermosos veranos,
o alguno de esos días 
que una escribe en mayúscula 
en el torpe recuento del pasado.
Hubiese dado algo grande 
por ser grande y firme,
pero aquí me tienes,
no soy más que lo que ves;
pequeño junco zarandeado por el viento,
y como tal,
sólo puedo ofrecerte un vals.

jueves, 19 de marzo de 2015


LO QUE EL OJO NO VE

Quiero ser una 
pero siempre me paren dos
o tres, si es día de lluvia.
Y lo que una ordena la otra esparce
y lo que una apuesta la otra pierde
y lo que una vuela la otra anida 
y lo que mis palabras callan
mis silencios cantan.
Quiero ser una, 
establecer en riguroso orden alfabético
lo importante de lo banal,
llenar de provisiones mi alacena
de números rojos,
caminar en horizonte, 
abandonar los círculos,
subir peldaños, doblar esquinas.
Quiero ser una 
y siempre me paren dos 
pero a estas alturas de la partida,
me acepto torpe y despreocupado rey;
no quiero tablas que me salven.



miércoles, 4 de marzo de 2015

Castillos de arena

Junto a la orilla del mar
una niña de unos cinco años
construye castillos de arena
con alegría y emoción,
esas, que se pierden con los años.
Va llenando su cubo,
echa más de lo necesario
y la arena se desborda,
otra cosa, que perdemos con el tiempo,
siempre nos quedamos cortos.
Voltea el cubo y ahí está,
su castillo de arena,
entonces sonríe orgullosa,
lo contempla, lo adorna con conchas, piedrecitas
y cuando viene la ola y lo derriba,
ella vuelve a empezar
con la misma ilusión y dedicación,
sin perder la sonrisa.
No sé en qué playa perdimos los adultos
nuestra pala,
dónde dejamos olvidada la sonrisa,
las ganas de empezar.

jueves, 26 de febrero de 2015

En pie

He fracasado en muchas cosas:
nunca supe llevar tacones,
preparar tarta de manzana,
acudir diligente a mis obligaciones,
parir hijos de anuncio,
esquivar charcos,
guardar mis vergüenzas.

He fracasado en muchas cosas
pero cada mañana
recuerdo aquello de:
"Levántate y anda"
y pisando insegura
con mis zapatos planos,
prometo comerme el mundo,
aunque al final,
sólo me lleve las migas.

martes, 27 de enero de 2015


Recuerdos

Enganchada a esta ciudad
por un invisible cordón umbilical
tejido con recuerdos.
Allá, el banco
donde en las largas tardes de primavera
sonreía leyendo "La conjura de los necios",
o aquel bar,
donde miraba su rostro
con la certeza de amarlo siempre,
hasta que a ese siempre,
se le fueron cayendo las razones.
Veo la glorieta de Embajadores
y las veo a ellas, mis amigas,

comiendo pipas y sacándole los ojos a la vida,
cuanto todavía,
se la podía mirar de frente sin estremecerse.
O el lago, aquel trocito de agua
que parecía un oasis en mitad de la urbe,
un pequeño paraíso
donde pasar las mañanas de domingo
engordando a los peces del Retiro,
con el único desasosiego de que se acabase el pan.
Y la plaza, esta plaza con su árbol
y una mano escribiendo locuras,
rutas imaginarias buscando una salida,
sin saber que yo, era la única puerta.
Todo sigue en su sitio,
el banco, el bar, la glorieta, el lago y el árbol,
todo excepto yo,
que aún andando por los mismos lugares,
ya no me reconozco en ellos.

jueves, 15 de enero de 2015



Ocurre que a veces

De entre todas las mujeres del planeta,
bueno,
dejémoslo de Madrid,
y ya es.
Tú elegiste mis labios
para despertar los tuyos,
escogiste mis piernas
para abrazar a un lunes,
a mis ojos
para cantar canciones,
a mis manos
para derribar fronteras,
a mis pies
para mostrarte el camino,
a mi espalda
para navegar entre humo.
Escogiste mis pechos
para volar,
mi ombligo para asomarte al abismo,
mi nuca para descansar,
y qué casualidad,
qué gran coincidencia
que entre todos los hombres del planeta,
bueno,
dejémoslo de Madrid,
y ya es,
yo te escogiese a ti,
para hacer,
exactamente lo mismo.