martes, 15 de diciembre de 2015

PARA QUÉ LA POESÍA

Viene cada mañana una muchacha de pelo lacio, mirada ausente y tez tan blanca como estas paredes.
Lleva un abrigo marrón de pana, un gorro morado y un bolso de tela adornado con una flor amarilla cruzado sobre su cuerpo, que a simple vista, parece frágil.

Camina lenta, casi arrastrando los pies, como el que sabe el camino de memoria pero se resigna a andarlo.
Apenas saluda con un imperceptible “Buenos días”, agacha la mirada y abre la puerta de la habitación 310.

Día tras día, desde hace dos meses, esa joven se sienta junto a una mujer que ronda los cincuenta. Le besa la cara, le dice lo guapa que está esa mañana, levanta las persianas y bromea sobre el tiempo. Sobre la posibilidad de ir juntas a Lanzarote, donde seguro no llueve, o visitar otra vez Roma, porque una nunca se cansa de volver a Roma.

Después saca un libro de poemas que yo no reconozco, porque nunca entendí o tuve sensibilidad para la poesía.
Hasta ahora, hasta estos días en los que esa joven que abandona la tristeza en el pasillo antes de entrar, lee poemas a esa mujer ausente que anda perdida en no sabemos dónde, ni hasta cuándo, ni por qué, en una especie de macabra muerte anticipada.

Y que yo escucho mientras hago que recojo, mientras hago que barro, mientras hago que limpio lo limpiado y siento que revivo, o vivo lo no vivido, en esta aséptica habitación 310.


lunes, 22 de junio de 2015


Este sábado tendrá lugar la presentación de mi primer poemario "Palabras para salvarse". Ed. Huerga & Fierro.


Vergüenza Ajena
C/ Galileo, 56 (Madrid)
20:00 h

Contaremos con la intervención del editor, Antonio Huerga, el prologuista y poeta, Miguel Martínez López, el músico y poeta, Rafa Mora, que pondrá música y voz a uno de mis poemas y una servidora. 
Os esperamos!!






lunes, 1 de junio de 2015


Mis "Palabras para salvarse", toda la emoción que me cabe y yo, os esperamos en la Feria del Libro!!






miércoles, 1 de abril de 2015

LO ESENCIAL

Nos empeñamos en entenderlo todo
en etiquetar lo que nos rodea,
aquí un árbol, un vaso, un puente,
aquí costumbre, alegría, amor, sexo.
Todo bien marcado,
estableciendo límites difusos
para darle sentido al absurdo de la vida.
Pero no todo se entiende,
yo no entiendo el canto de los pájaros,
el sonido del río,
el lenguaje de tus abrazos,
no los entiendo, y sin embargo
me llenan de calma.
Hoy a ti, en algún lugar
te brotaron lágrimas,
y yo, a kilómetros de distancia
me empapé de llanto.
Debe ser eso que llaman
"efecto mariposa",
y que tampoco entiendo,
pero siento.
Quizá fuera mejor
entender menos
y sentir más.

jueves, 19 de marzo de 2015


LO QUE EL OJO NO VE

Quiero ser una 
pero siempre me paren dos
o tres, si es día de lluvia.
Y lo que una ordena la otra esparce
y lo que una apuesta la otra pierde
y lo que una vuela la otra anida 
y lo que mis palabras callan
mis silencios cantan.
Quiero ser una, 
establecer en riguroso orden alfabético
lo importante de lo banal,
llenar de provisiones mi alacena
de números rojos,
caminar en horizonte, 
abandonar los círculos,
subir peldaños, doblar esquinas.
Quiero ser una 
y siempre me paren dos 
pero a estas alturas de la partida,
me acepto torpe y despreocupado rey;
no quiero tablas que me salven.



miércoles, 4 de marzo de 2015

Castillos de arena

Junto a la orilla del mar
una niña de unos cinco años
construye castillos de arena
con alegría y emoción,
esas, que se pierden con los años.
Va llenando su cubo,
echa más de lo necesario
y la arena se desborda,
otra cosa, que perdemos con el tiempo,
siempre nos quedamos cortos.
Voltea el cubo y ahí está,
su castillo de arena,
entonces sonríe orgullosa,
lo contempla, lo adorna con conchas, piedrecitas
y cuando viene la ola y lo derriba,
ella vuelve a empezar
con la misma ilusión y dedicación,
sin perder la sonrisa.
No sé en qué playa perdimos los adultos
nuestra pala,
dónde dejamos olvidada la sonrisa,
las ganas de empezar.

jueves, 26 de febrero de 2015

En pie

He fracasado en muchas cosas:
nunca supe llevar tacones,
preparar tarta de manzana,
acudir diligente a mis obligaciones,
parir hijos de anuncio,
esquivar charcos,
guardar mis vergüenzas.

He fracasado en muchas cosas
pero cada mañana
recuerdo aquello de:
"Levántate y anda"
y pisando insegura
con mis zapatos planos,
prometo comerme el mundo,
aunque al final,
sólo me lleve las migas.

martes, 27 de enero de 2015


Recuerdos

Enganchada a esta ciudad
por un invisible cordón umbilical
tejido con recuerdos.
Allá, el banco
donde en las largas tardes de primavera
sonreía leyendo "La conjura de los necios",
o aquel bar,
donde miraba su rostro
con la certeza de amarlo siempre,
hasta que a ese siempre,
se le fueron cayendo las razones.
Veo la glorieta de Embajadores
y las veo a ellas, mis amigas,

comiendo pipas y sacándole los ojos a la vida,
cuanto todavía,
se la podía mirar de frente sin estremecerse.
O el lago, aquel trocito de agua
que parecía un oasis en mitad de la urbe,
un pequeño paraíso
donde pasar las mañanas de domingo
engordando a los peces del Retiro,
con el único desasosiego de que se acabase el pan.
Y la plaza, esta plaza con su árbol
y una mano escribiendo locuras,
rutas imaginarias buscando una salida,
sin saber que yo, era la única puerta.
Todo sigue en su sitio,
el banco, el bar, la glorieta, el lago y el árbol,
todo excepto yo,
que aún andando por los mismos lugares,
ya no me reconozco en ellos.

jueves, 15 de enero de 2015



Ocurre que a veces

De entre todas las mujeres del planeta,
bueno,
dejémoslo de Madrid,
y ya es.
Tú elegiste mis labios
para despertar los tuyos,
escogiste mis piernas
para abrazar a un lunes,
a mis ojos
para cantar canciones,
a mis manos
para derribar fronteras,
a mis pies
para mostrarte el camino,
a mi espalda
para navegar entre humo.
Escogiste mis pechos
para volar,
mi ombligo para asomarte al abismo,
mi nuca para descansar,
y qué casualidad,
qué gran coincidencia
que entre todos los hombres del planeta,
bueno,
dejémoslo de Madrid,
y ya es,
yo te escogiese a ti,
para hacer,
exactamente lo mismo.