jueves, 19 de marzo de 2015


LO QUE EL OJO NO VE

Quiero ser una 
pero siempre me paren dos
o tres, si es día de lluvia.
Y lo que una ordena la otra esparce
y lo que una apuesta la otra pierde
y lo que una vuela la otra anida 
y lo que mis palabras callan
mis silencios cantan.
Quiero ser una, 
establecer en riguroso orden alfabético
lo importante de lo banal,
llenar de provisiones mi alacena
de números rojos,
caminar en horizonte, 
abandonar los círculos,
subir peldaños, doblar esquinas.
Quiero ser una 
y siempre me paren dos 
pero a estas alturas de la partida,
me acepto torpe y despreocupado rey;
no quiero tablas que me salven.



miércoles, 4 de marzo de 2015

Castillos de arena

Junto a la orilla del mar
una niña de unos cinco años
construye castillos de arena
con alegría y emoción,
esas, que se pierden con los años.
Va llenando su cubo,
echa más de lo necesario
y la arena se desborda,
otra cosa, que perdemos con el tiempo,
siempre nos quedamos cortos.
Voltea el cubo y ahí está,
su castillo de arena,
entonces sonríe orgullosa,
lo contempla, lo adorna con conchas, piedrecitas
y cuando viene la ola y lo derriba,
ella vuelve a empezar
con la misma ilusión y dedicación,
sin perder la sonrisa.
No sé en qué playa perdimos los adultos
nuestra pala,
dónde dejamos olvidada la sonrisa,
las ganas de empezar.